Los pisos radiantes: Una alternativa que ya no es solo para pocos

Llegan los días fríos y de inmediato comenzamos a buscar alternativas para calefaccionar nuestro hogar. Observamos precios, miramos alternativas y empezamos a sacar cálculos. El piso de suelo radiante es una tecnología que de a poco se ha hecho un nombre dentro de las alternativas en calefacción. Hace 5 años que en Chile se comenzó a hablar de esta tendencia, muy de moda en países como Alemania o Estado Unidos.

Se denomina suelo radiante, paramento radiante o losa radiante al sistema de calefacción que emplea alguno de los paramentos de un local como emisor de calor. El emisor puede ser cualquiera de los paramentos de los locales a calefaccionar (suelo, paredes o techo), pero lo más común es el suelo. Según Olaf Hantel Gerente General Primaterm, “piso radiante: es calefacción eléctrica de bajo consumo”. La empresa Primaterm cuenta con 1.700 proyectos ejecutados y con varios clientes que han optado por esta tecnología, desde inmobiliarias, edificios residenciales, condominios y casas particulares. Nicolás Silva, Gerente Comercial, cuenta que dentro de sus clientes está el periodista Amaro Gómez Pablo, quien quedó conforme con la instalación y servicio del piso radiante. Lo cierto, es que sólo en la mitad de años pasado, 16 edificios que tenían instalada esta tecnología.

En cuanto al gasto por consumo, el piso radiante gasta alrededor de 30% menos que la calefacción tradicional. Para Olaf Hantel, Gerente General Primaterm “este es un producto democrático, es decir, puede ser aplicado desde un departamento pequeño hasta una vivienda de 1000 metros cuadrados, en otras palabras, es accesible para todo tipo de viviendas. En todos los países escandinavos y bálticos se vende mucho”. Por ejemplo en un departamento de 40 M2, su gasto diario con calefacción de piso suelo radiante sería 1000 pesos diarios, es decir 30 mil mensual.

Este sistema de suelo radiante tiene un origen histórico, ya que se basa en uno de los sistemas de distribución del calor más antiguos del mundo utilizado por los romanos: el hipocaustum; el que consistía en construir los edificios sobre unos pequeños pilares, que formaban unas galerías por debajo de las espacios a calefaccionar, donde circulaba el humo procedente de hornos o estufas situados en el exterior de las casas. Sistema que fue precursor de lo que hoy conocemos como suelo radiante.

Nicolás Silva indica que “es importante señalar que el piso radiante no necesita mantención, una vez instalado funciona para siempre. Se controla por termostato, lo que significa que se gasta solo lo necesario”. Asimismo, agrega que el proceso de instalación del piso radiante no es invasiva y se conecta a la red eléctrica.

El piso radiante se compone de dos tecnologías, una es un cable térmico (conductor eléctrico) y el otro es una lámina térmica. La primera es apta para cerámicas o porcelanatos y la segunda, para piso flotante y de madera o vinílico. El cable térmico se calienta 70° y distribuye esa energía sólo en una parte, y el consumo es de 150 watt por M2. Su valor, en la empresa Primaterm, va desde 0.5 M2 a $39.500 + IVA, precio por unidad. El calor de la lámina cubre una superficie mayor generando calor suave que traspasa la madera, el consumo es de 140 watt por M2 y en la misma empresa, el valor es de $21.000 + IVA, precio por metro lineal.

“La mayor gracia de este productos es que es súper democrático, el piso radiante ya no es sólo para pocos” comenta Nicolás Silva. “Hace 5 años todos creían que la energía eléctrica en cuanto a calefacción era muy cara, hoy esa barrera se está cayendo, ya que productos como el piso radiante ha hecho que la gente comience a cambiar ese paradigma. Hoy la gente está convencida de lo limpia que es la energía eléctrica, a diferencia del gas” agrega el ejecutivo comercial.

Algunos otros usos curiosos y útiles de suelo radiante en el mundo ocurren, por ejemplo, en Islandia, donde hay abundantes yacimientos de aguas termales, y se utiliza el suelo radiante para descongelar el hielo de las calles de la capital, Reikiavik, durante los días más fríos. También en el Centro Turístico Termal Copahue en la provincia del Neuquén, Argentina, se inauguró en 1999 un sistema de calefacción de calles por suelo radiante, aprovechando aguas termales naturales. En Chile, Primaterm ha sido parte de proyectos para la agricultura, por ejemplo: calentar plantaciones de flores o verduras; instalaciones en la Iglesias del colegio Monte Tabor, los terrarios de las serpientes y animales exóticos del Buin Zoo, en el Zoológico Metropolitano para las camas de los tigres y también para jardines infantiles.

Los pisos radiantes se vuelven una buena alternativa de calefacción para distintos espacios, una opción a considerar si no se desea adquirir una estufa u otro sistema de calefacción.